404 Error - page not found
We're sorry, but the page you are looking for doesn't exist.
You can go to the homepage

OUR LATEST POSTS

0 0

El pasado viernes 8 de junio tuve la suerte de poder presentar en Granada (librería Picasso) el libro que publiqué hace unos meses para la Editorial UOC titulado Gestión Estratégica, Innovación y Prospectiva en Comunicación, acompañada de Julio Terrados, que además de profesor de la Universidad de Jaén y experto en planificación estratégica es el prologuista de la obra. Aprovecho este espacio para compartir parte de las palabras que comenté en la presentación,  la grabación y algunas imágenes, y agradecer, de corazón, vuestra implicación y acogida.

Hace unos días veía, vía Twitter, un artículo que comenzaba con un planteamiento sugerente: “Ser o no ser ágiles: tal vez esa sea la cuestión”. Se refería, en su caso, a las universidades, socialmente asociadas a sistemas de gestión que siempre garantizan respuesta a sus estudiantes, profesores y sociedad en los plazos en que requiere la modernidad líquida

La cultura de gestión está cambiando, en tiempos de modernidad líquida como diría Bauman, incluso en las universidades (yo vengo de la UNIA que es un ejemplo de universidad ágil, quizás por su tamaño, como puede dar fe Julio Terrados, que en su día fue Vicerrector y conoce el modelo, a quien agradezco enormemente su prólogo y sus palabras acompañándome hoy). Se están empezando a implantar las llamadas metodologías ágiles como base para la mejora de procesos y para afrontar cambios e incertidumbres. Esto tiene que ver mucho con la innovación, otro de los ámbitos en los que vengo tiempo trabajando y que se abordan en el manual.

Pero la agilidad debe ir siempre acompañada de estrategia. Si sólo tomamos decisiones tácticas, al final someteremos a nuestros proyectos, organizaciones… a un devenir y, posiblemente, nos alejaremos de nuestro objetivo y de nuestra visión. A veces pasa que ni siquiera se tiene clara la visión, es decir, sabemos qué somos, qué hacemos, pero no el horizonte que queremos alcanzar en x años. Ni tampoco cómo podemos armar el camino, es decir, qué herramientas y técnicas nos sirven para obtener información (diagnosticar), seleccionar estrategias y tomar decisiones, medir sus resultados…

Estoy hablando del proceso de planificación y gestión estratégica, uno de los dos grandes bloques del manual. En él dedico varios capítulos a herramientas clave: además de los propios planes estratégicos y de innovación, herramientas para el diagnóstico inicial o la evaluación estratégica, como la auditoría de comunicación o el análisis DAFO y CAME para el trazado de estrategias.

El segundo bloque del manual gira sobre prospectiva, que no es más que el análisis del futuro, detectando y desarrollando los escenarios que, dentro de los posibles, nos sean más favorables, para luego situarnos en el presente y trazar objetivos y acciones para alcanzarlos.

El libro contiene referencias a ejemplos reales de proyectos y empresas, vinculados sobre todo a la comunicación. Hay, además, al final de la publicación, un listado de supuestos prácticos que facilitan la comprensión de lo expuesto y en algunos de los cuales ha colaborado el profesor de Marketing José Luis Ruíz- Alba, ahora en la University of Westminster, de quien aprendí sobre metodología del caso y que me inspiró para aplicarla en mi asignatura. ¡Toda una novedad, imaginaros, para estudiantes de comunicación, que al principio se sorprendieron pero a quienes los casos prácticos les sirvieron para conectar ideas, que al final es la clave del éxito!

Aunque surgido como parte de una asignatura que imparto en el Grado de Comunicación de Periodismo de la Universidad de Málaga, creo que facilita la adquisición de competencias imprescindibles hoy para cualquier profesional, relacionadas con la innovación, el liderazgo, la gestión estratégica, la adaptación al cambio y la resolución de problemas o la visión estratégica. Son unas competencias que abren, además, nuevas salidas profesionales vinculadas a la dirección de empresas o proyectos de comunicación, a la consultoría, o al diseño y ejecución de investigaciones aplicadas al ámbito organizacional.

Es un libro, digamos, con una visión global y multidisciplinal, que aborda cuestiones vinculadas con la gestión de empresas y proyectos, el marketing, los recursos humanos, la calidad o la innovación-, pero contadas de forma, espero, práctica y comprensible tanto para comunicadores y futuros comunicadores como para otros perfiles ajenos a estas áreas.

Y ahí creo que reside su novedad y utilidad para profesionales encargados de la propuesta y coordinación de proyectos estratégicos de cualquier tipo (además de planes globales, planes de comunicación, formación, recursos humanos…) y, en general, de la gestión de información compleja, dentro de organizaciones públicas y privadas. Y por ello puede interesar también a emprendedores.

Incluso podemos seguir algunos de los modelos y usar algunas de las herramientas propuestas en el libro para nuestra planificación profesional personal, a modo de autocoaching… Porque todos tenemos siempre decisiones que tomar acerca de nuestro futuro profesional. Hace unas semanas les hice a mis estudiantes de Estrategias de Comunicación y Análisis Prospectivo, asignatura de la que surgió el manual, una dinámica, a modo de cierre del curso, consistente en la realización de una cápsula del tiempo colectiva, donde guardamos recuerdos y, sobre todo, qué esperábamos estar haciendo, dónde y para quién, y qué íbamos a hacer para ello, profesionalmente en 2025… Fue, la verdad, muy ilusionante.

Si lo pensamos, el esquema de planificación estratégica organizacional (con sus grandes fases de diagnóstico, planteamiento de alternativas y toma de decisiones, definición de objetivos y acciones, ejecución y evaluación), que es la gran base del manual, es aplicable a muchos terrenos (cualquier plan de comunicación o proyecto de cualquier disciplina puede plantearse bajo esta fórmula). A partir de nuestra situación y considerando lo que queremos, planteamos objetivos y acciones, las ejecutamos, medimos y, vemos en qué podemos mejorar para el siguiente periodo, proyecto… La planificación estratégica, como la vida, es un proceso cíclico, que debe ser flexible.

Y bueno, ya sabéis aquello que dicen de que toda crisis conduce a un cambio importante y por ende a una innovación… ¡¡No esperemos a que lleguen las crisis para tener una mente estratégica!! Precisamente esa mente estratégica es la que nos permitirá vivir de forma flexible y tomar decisiones tácticas en nuestro día a día, con la tranquilidad de que vamos hacia donde queremos.  

 

¡¡Muchas gracias por acompañarme, por difundir y por interesaros!! (abajo, el vídeo). La próxima cita, el martes 19 de junio en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid a las 12 h.

 

La entrada Presentado mi libro sobre Gestión Estratégica, Innovación y Prospectiva en comunicación en Granada aparece primero en Cibermarikiya 3.0.